La comunicación institucional en tiempos de redes sociales: 5 ejemplos de qué no hacer

Porque las redes sociales están cambiando la forma en que nos comunicamos, y porque no todos están sabiendo o pudiendo adaptarse a los nuevos cambios de la misma manera, traemos  hoy aquí un debate iniciado por una de las profesoras de nuestro curso. Elena Barrios escribe en su blog sobre los errores que comete generalmente la comunicación institucional y política a la hora de adaptarse a las redes sociales:

Blockquote text goes hereName of the source

 Es una gran oportunidad. Las redes sociales son el lugar soñado por todo director de comunicación o jefe de prensa de cualquier institución pública: es el lugar en el tu información pasará directamente de tus manos a ser digerido por los ciudadanos sin pasar por el filtro de un periodista que te cambia el titular en la redacción. No sufrirá la revisión del jefe de sección o del redactor jefe exigiendo “una vuelta de tuerca más” a esa pieza. No vivirá la terrible esclavitud y limitación del tiempo y del espacio a la que están sometidas todas las noticias en la radio, la prensa o la televisión.
Las redes son el lugar perfecto sin duda. Sin intermediarios, sin contestaciones, sin filtros, sin limitaciones, sin complejas relaciones publicitarias, sin …los viejos medios!! Porque al fin y al cabo, ¿no es un perfil de Facebook o mi cuenta de Twitter el más perfecto “medio de comunicación amigo”? Sí, aquél que me publica todo lo que yo quiero y como quiero, sin mover ni una coma… Qué error.

De hecho, la comunicación institucional y política no puede manejarse en las redes sociales manteniendo estos viejos clichés comunicativos. El mundo de la comunicación interpersonal y global ha cambiado. Y ahora es necesario adaptar el mensaje al medio. Y también conocer lo suficientemente el medio como para poder amoldar éste al mensaje que queremos transmitir.

Lo que no se debe hacer

Por esto, te traigo aquí 5 ejemplos de lo que un perfil institucional no debe hacer en redes sociales:

1.- Una nota de prensa no es un tuit. El tuit tiene 140 caracteres, y tu nota de prensa muchísimos más. Como mucho, tan sólo cabría el titular, pero tampoco “ese” tipo de titular que acostumbran a estar en muchas notas de prensa de administraciones públicas. Aquí sí que hay que darle una vuelta. Es más, debería tener algo más que un texto, como enlaces, fotos, hashtags, menciones, ubicación…

2.- Una nota de prensa no cabe en una actualización de estado de Facebook. Tener varios miles de fans en nuestra página de Facebook no nos garantiza que todos vayan a leer el tostón que colgamos con la redacción típica de una nota de prensa. Ahora hay que currarse los textos, darles una vuelta, pensar en nuestro público objetivo, engancharles con una historia, empezar de manera sugerente, aligerar el contenido para que sigan leyendo hasta el final… Y dar la posibilidad de ampliar a quien esté interesado en conocer más: ofrecer un enlace con información para descargar o completar en la web.

3.- Una foto del político de turno asistiendo a un acto institucional no conseguirá ningún retuit de alguien que no sea de la casa. No conseguirá replays, ni logrará despertar apenas el interés de ninguno de los que te tengan en su time line: ni clicks en el enlace, ni derivará tráfico a la web ni conseguirá  nada. Es más, lo más probable es que a la tercera o cuarta foto similar que cuelgues de tu jefe te hagan unfollow. ¿Seguro que no hay nada más interesante en esa inauguración que el delegado cortando una cinta o cuando se subió al estrado a soltar su discurso? …venga, fíjate bien: ¿qué estaría mirando la gente si pudiera estar allí?

4.- La agenda de un ministro o de un dirigente político con cargo en la Administración Pública debe ser pública, sí. Todo el mundo debería poder consultarla y saber qué hacen sus representantes a diario, cómo trabajan por ellos y por defender sus intereses. Pero el lugar para publicarlo no es su time line de Twitter. Ni tampoco la sección de noticias de la web institucional, ojo!. Podemos seguir, tuitear y publicar en diferentes redes sociales algunos actos de nuestro jefe. Pero sólo aquéllos que tengan un especial interés para la ciudadanía, aquéllos a los que habrían acudido si pudieran. Y enseñarles lo que ellos habrían mirado. El resto de los actos que queramos contar y que no interesen a nadie, o les damos una vuelta y los hacemos atractivos, o estaremos haciendo algo parecido al SPAM. Sí, SPAM: propaganda invasiva no deseada. Vale que son nuestros followers y nuestros fans, pero cuando nos siguieron no les dijimos que les íbamos a bombardear con actualizaciones que tienen como único fin la mayor gloria del dirigente político de turno.

5.- Estar en redes sociales implica aceptar las normas del juego: no vale no responder nunca jamás a los ciudadanos que nos preguntan o comentan nuestras actualizaciones. Vale que no podemos alimentar al troll, pero muchas respuestas son de ciudadanos verdaderamente interesados en expresar su opinión a sus dirigentes. Si tú no escuchas a los ciudadanos, ellos dejarán también de hacerlo. Es inevitable. El diálogo, la conversación, la comunicación bidireccional, es clave para que la presencia en redes tenga un mínimo éxito. Las redes han democratizado el poder de la comunicación: ahora todos comunicamos al mismo nivel. Por eso, queda fatal que sólo sigamos a los de nuestro ministerio, a otras administraciones públicas amigas o a los perfiles de los representantes políticos de turno. A ver: que en el Time Line de tu organismo no puede ser monocromático: hay que enterarse de lo que piensa la gente!!

Es verdad que las Administraciones Públicas son instituciones muy gruesas que tardan mucho en mover sus esqueletos y en poder cambiar y adaptarse. Vale que existe cierta resistencia de una maquinaria a veces anquilosada por años de trabajo en los que la inmovilidad era signo de hacerlo bien. Es cierto que hay falta de flexibilidad y a veces también nulo o escaso interés por parte de los dirigentes en adaptarse a las nuevas tecnologías o dedicarles los recursos necesarios. Y que los responsables de comunicación adolecen de escaso tiempo para la preparación y el aprendizaje de los cambios que se suceden ahora de manera especialmente rápida.

Y es que es una revolución en toda regla. La de la comunicación. Pero hay que adaptarse. Los tiempos, los ciudadanos y nuestra profesionalidad nos lo exige. Hagámoslo bien porque es mucho lo que hay en juego.

Blockquote text goes hereName of the source

¿Y tú, qué errores crees que se cometen al comunicar corporativamente o desde instituciones en las redes sociales?

La historia interminable

El libro electrónico se hace hueco entre la multitud. Las bibliotecas públicas de algunas Comunidades autónomas comienzan a dar el salto y ofrecen catálogos digitales financiados por el Ministerio de Cultura. Ahí van algunos números: mientras que las ventas de libros en papel descendieron un 13% en 2013, las ediciones digitales aumentaron un 2%. De media, diariamente en España se registran 245 nuevos títulos, 57 de ellos digitales (ebooks). Los índices generales de lectura van mejorando y, según datos oficiales, nos encontramos entre los 20 países con mayor número de horas dedicada al libro.

No obstante, asistimos hoy a la triste devaluación de la letra disfrutada y saboreada, a la inexplicable dejadez de la literatura escrita y viva, para dar paso a los envoltorios con diseños espectaculares, a la venta de libros por su continente. Pero el contenido sigue ahí, entre las páginas de cientos y cientos de publicaciones que duermen el sueño de los justos, aislado en las estanterías del librero.

La educación en la lectura debe provocar a los más pequeños, en las mismas aulas, un instinto básico movido por la ansiedad de creer en lo que existe e imaginar en lo que no existe, de navegar en lo imposible, de bucear en las historias de otros que son y serán las suyas. En definitiva, fomentar la insolente y arriesgada incursión del lector en la imaginación ajena. Así, sin más complicación.

Nada supera a una historia bien contada, nada supera al personaje irreal, porque la literatura es improvisación y creación. Sólo los sueños nos agradan tanto como los buenos libros, ya que ambos se mueven libres por esa imaginación que permite ver, oír y en ocasiones tocar lo sentido y el resto por sentir. Desde esta tribuna semanal demando la necesidad de escribir, reclamo el compromiso con la literatura y su contenido, porque es soporte mágico de fantasía y realidad, cargada siempre de autor y de experiencia. Cada libro es distinto, cada autor es diferente; unos cuentan historias para vivir y otros viven historias para contar.

redimensionar.php

¿Digital first o la apoteosis del periodista pulpo?

Los que habéis trabajado en un periódico tendréis todos experiencias muy similares. Un día, alguien llega y dice que a partir de ahora lo digital será lo primero, que primero las noticias a la web y que luego van al papel. Fácil de decir, muy difícil de cumplir. Leo ahora en el blog de Silvia Cobo que el periódico británico Daily Telegraph acaba de decirle a sus periodistas que a partir de ahora lo primero será la edición digital y que luego vendrá todo lo demás, o sea, el papel.

Como dice Silvia Cobo, ¿pero no habíamos quedado hace ya años en que lo digital era lo primero? ¿No se suponía que el Telegraph era un modelo de referencia de integración digital para el resto de la humanidad y parte del universo? ¿Entonces, qué ha pasado?

Pues algo tan sencillo como que una cosa es predicar y otra bien distinta es escribir para la web, para el papel, para twitter, para facebook, para instagram, para una tele, para una radio y para lo que nos echen. Y a ser posible, todo a la vez y por la mitad de precio que antes. La apoteosis del periodista pulpo. 

 

Y si a eso le añadimos la inercia de nuestros propios lastres mentales, de nuestra mentalidad de linotipistas que piensan que los lectores siguen acudiendo en masa a los quioscos a comprar las noticias que tienen en tiempo real en internet, pues la bomba de neutrones está servida. Ni digital ni first. La cabra tira donde siempre y el periodista de periódicos también, esto es, al papel. ¿Hasta cuándo? Pues seguramente hasta que nos demos cuenta que el debate no es si lo digital debe ser lo primero, sino si de verdad hay vida para los periódicos diarios más allá de lo digital.